Confianza en Santa Cruz

El blog de Alfonso Cabello, Santa Cruz de Tenerife

Si damos por bueno que uno de los factores intangibles más importantes para la economía es la confianza, en Santa Cruz tenemos muchas razones para la esperanza porque, aunque haya aún mucho trabajo por hacer, cosas que mejorar y objetivos que cumplir, la ciudad genera ilusión entre los vecinos y confianza entre aquellos que tienen capacidad de crear empleo. Los datos económicos de los últimos años pero, especialmente, el pulso y el ánimo de nuestra capital, nos animan a seguir trabajando sin descanso para mantener y consolidar la tendencia favorable en los distintos indicadores.

Por citar solo algunos, hemos bajado de la barrera de las 23.000 personas en paro, algo que no ocurría desde el año 2009. Son muchos aún, pero no es menos cierto que la evolución en los últimos tres años es de un descenso sostenido en esta cifra. A ese escenario contribuye la recuperación del mercado laboral, con un fuerte tirón en la contratación. En cada uno de los dos primeros meses de este año se han realizado más de 9.000 contratos, cuando en 2017 la media fue de unos 7.700. Estos datos son una buena muestra de lo que digo: las cosas van mejor que en años precedentes y está bien que sea así, pero no nos conformamos. Yo, al menos, no me conformo. Tenemos que alcanzar, a la mayor brevedad posible, el ritmo de contrataciones que teníamos antes de la feroz crisis económica, que se situaba en las 13.000 mensuales. Y sobre todo, debemos impulsar medidas desde todos los ámbitos para que mejorar la calidad de ese empleo y disminuir las tasas de temporalidad.

Las grandes magnitudes macroeconómicas se construyen a partir de la realidad más cercana, en nuestras calles, en nuestras empresas, en nuestros comercios, en nuestras cafeterías; desde la tienda de la esquina a la franquicia más popular. Si hay confianza e ilusión, se genera dinamismo económico. Es lo que ha pasado en Santa Cruz en la última campaña de Navidad, en los recientes Carnavales o en el último fin de semana, con la celebración, durante tres días, de la iniciativa ‘Ven a Santa Cruz’.

A pesar de la cercanía de ambas fiestas, la gente salió masivamente a la calle a disfrutar de su ciudad, a consumir o a comprar. Y más allá de los datos de afluencia, me quedo particularmente con la valoración realizada por el público mediante encuestas sobre el terreno que ofrecieron un sobresaliente a la iniciativa. Quiero destacar también la valoración positiva que hacen los ciudadanos de la propia Sociedad de Desarrollo como ente instrumental para el fomento del desarrollo económico y social del municipio de Santa Cruz de Tenerife .

Es una noticia que nos da ánimo y nos incentiva para seguir trabajando, codo con codo, con la iniciativa privada, además de ofrecer a los vecinos nuevas oportunidades. Con la ilusión y confianza que hay en la calle será, en todo caso, mucho más fácil.

El blog de Alfonso Cabello, Santa Cruz de Tenerife

Más y mejores oportunidades en Santa Cruz

El blog de Alfonso Cabello, Santa Cruz de Tenerife

Este mes de enero-18 que dejamos atrás, Santa Cruz ha bajado de los 23.000 desempleados por primera vez desde el año 2009.

Los datos de paro registrado y de contrataciones laborales dan continuidad a un escenario de reactivación económica que ya no es solo una mera ilusión o sensación, sino una realidad que se observa en las cifras.

Santa Cruz ha recuperado el pulso, pero queda mucho trabajo por hacer. Debemos seguir trabajando para mejorar la calidad del empleo que se crea, de manera que la recuperación económica llegue al bolsillo de los vecinos de manera continuada en el tiempo.

Esta ciudad debe avanzar tratando que nadie quede atrás. Hace algunas semanas tuve la oportunidad, junto al alcalde y el secretario general de FAUCA, de hacer un balance del año 2017 en materia de empleo en nuestra capital. A la luz de ese análisis podemos decir, sin temor a equivocarnos, que hemos avanzado en la dirección adecuada, pero que aún queda mucho por hacer.

En la balanza a nuestro favor figuran datos como los siguientes: Santa Cruz ha generado una media de 9.000 contratos mensuales (enero los mantiene); el 34% de los contratos firmados en Tenerife lo han sido en la ciudad y aproximadamente 12.000 personas han firmado un contrato indefinido.

Además, se ha dado una circunstancia especialmente ilusionante y es que en 2017 el principal sector generador de puestos de trabajo ha sido el turístico (aproximadamente el 28% del total). Este indicador nos pone en la pista de que tenemos mucho recorrido por delante e infinidad de nuevas oportunidades laborales que ofrecer a nuestra gente. Pero, aún siendo el año pasado uno de los mejores de la serie histórica, hay tarea que hacer y problemas que resolver.

Una reflexión necesaria

Así, a pesar de que la ciudad cerró el ejercicio 2017 con una media de 23.551 desempleados y arranca el 2018 por debajo de los 23.000 -cifra que nos sitúa en datos pre-crisis (2008/2009)-, sigue costando en algunos casos encontrar una oportunidad que permita al trabajador afrontar el futuro con garantías.

Sin duda, la mejora de la calidad del empleo y de las condiciones laborales es uno de los retos más importantes que tendremos que afrontar en los próximos meses y años; una reflexión que concierne a la Administración Pública y a los agentes sociales, así como empleadores. Esta ciudad solo avanza si lo hacemos juntos.

Por la parte que nos toca como Ayuntamiento, y en función de las numerosas reuniones técnicas y las personas con la que tengo la oportunidad de compartir mi día a día, estoy convencido de que debemos trabajar sobre los siguientes aspectos:

– Oportunidades de formación.

– Oportunidad de acceder a la orientación.

– Inversión decidida en políticas activas de empleo.

– Fortalecimiento del tejido empresarial existente.

– Impulso a la creación de nuevas empresas, con especial enfoque a la diversificación económica y búsqueda de nuevos nichos generadores de oportunidades.

Se trata, en definitiva, de generar más y mejor trabajo en la ciudad. A ese objetivo final se dirigen todas las políticas que marcan mi agenda diaria y las que justifican nuestra apuesta por el comercio y el turismo, a través de la cooperación con las patronales respectivas.

En ese sentido, no quiero dejar de valorar aquí el enorme esfuerzo de las pequeñas y medianas empresas de Santa Cruz –que han atravesado enormes dificultades en los últimos años- para ofrecer las mejores condiciones a sus empleados y empleadas.

Un esfuerzo que, desde lo público, también realizan todos y cada uno de los integrantes del área de Formación, Empleo y Emprendimiento de la Sociedad de Desarrollo y del área de Promoción Económica en su conjunto; personas absolutamente comprometidas en la búsqueda de fórmulas que nos permitan seguir prosperando en lo económico y, en consecuencia, en la justicia social.

Debemos conjurarnos por encontrar caminos que recorrer de manera conjunta y que cada oportunidad la aprovechemos al máximo. Sé que se me puede tachar de iluso, pero estoy convencido e ilusionado por el potencial de esta ciudad. Por una sencilla razón, porque la conforman un grupo de barrios y de gente inmensa.

A seguir peleando (o peliando ;-))

El blog de Alfonso Cabello, Santa Cruz de Tenerife

Nuestra ilusión, construir Santa Cruz juntos

 

Desde hace unos años me he asomado con frecuencia a la ventana del Facebook y ahora también pretendo hacerlo desde un nuevo espacio, pensado para compartir reflexiones de distinta índole. Lo hago con este blog que abro hoy y al que pondré, como siempre, toda la ilusión de la que soy capaz. Un blog, que complementaré con una nueva y renovada página de Facebook, desde una perspectiva más pública y directa, desde la que poder compartir mi día a día y expresar opiniones sobre temas municipales, temas de mi Santa Cruz.

En esta primera ocasión me gustaría comenzar compartiendo cómo fue el inicio de esta etapa en el ayuntamiento de Santa Cruz.  Hace ya algunos años, tuve la oportunidad de conocer a José Manuel Bermúdez en el ámbito del Cabildo Insular de Tenerife. Desde entonces, nos hemos ido cruzando con el paso de los años cada uno en diferentes lugares y en algunas ocasiones, equidistantes en las posturas. Sin embargo, siempre me llamó la atención su capacidad de análisis y su facilidad para encontrar una salida a las situaciones complejas. La capacidad de poder convertir las divergencias en puntos de encuentro. Desde aquellos años, me quedé con la sensación de que era “buena gente” y hoy en día, estoy totalmente convencido de ello.  En definitiva, para mí, un buen alcalde, un alcalde que pone al vecino en el “centro”.

Un poco más tarde, hace tres años, comencé una nueva “aventura”, está vez en el terreno de la política, pero sobre todo vinculada a un proyecto, el proyecto de José Manuel Bermúdez. Esta andadura comenzó casi por casualidad en una reunión en la que, hablando de diferentes temas, planteó la necesidad de incorporar a alguien al equipo con un perfil determinado. Me quede con la idea y con el transcurrir de los días di el paso. Lo llamé y esa llamada me ha llevado hasta aquí.

Después de mucho trabajo, muchos ratos buenos, algunos ratos malos y, sobre todo, de aprender con muchísima gente, concurrí en las listas electorales de Coalición Canaria a las elecciones de mayo de 2015. En esa ocasión, los ciudadanos volvieron a depositar su confianza en el equipo liderado por José Manuel Bermúdez para gestionar el ayuntamiento. El alcalde decidió que, dada mi experiencia profesional, ser concejal de Promoción Económica sería un lugar idóneo para mí.

Y hoy, cuando comienzo este nuevo espacio abierto a la participación, quiero agradecer la confianza del alcalde. También, expresarle la gratitud por haberme permitido compartir su profundo conocimiento de Santa Cruz: sus fortalezas y debilidades, sus necesidades y sus gentes pero, sobre todo, contagiarme el amor incondicional por esta ciudad y por ayudarme a aportar cada día lo mejor de mí para este cometido.

Reconozco que, estoy en un lugar que me permite aprender cada día cosas nuevas y en no pocas ocasiones –en realidad la mayor parte de las veces-, cosas buenas. Cosas de sus gentes, sus barrios, su historia, sus anécdotas.

Los últimos, han sido años difíciles para todos. Sin embargo, son precisamente en esos momentos cuando se ponen a prueba la determinación, el coraje y  el afán de superación. Estoy convencido que los chicharreros, a los que cada día conozco mejor, están llamando a las puertas de un futuro de mayor prosperidad y bienestar. Confió en que, cuando los vientos no soplen favorables, sean capaces de tener una estructura más sólida que nos permita llevar de manera firme nuestro rumbo y las debilidades lo sean menos.

Como concejal de Promoción Económica en estos dos años me consta el sacrificio realizado, pero también la capacidad, el emprendimiento y el dinamismo que caracterizan a nuestros trabajadores/as, a nuestras empresas, a nuestros autónomos, a la gente que cada día se deja la piel para salir hacia delante creando, creciendo, educando y compartiendo. Y además, empeñados en hacerlo, como cada día me recuerda el alcalde, tratando que nadie se quede atrás. Entre todos/as, estamos abriendo las puertas de ese prometedor futuro.

Me gustaría, desde la humildad e incluso, con cierto vértigo, que este lugar se convierta en un punto de encuentro para hablar, debatir, reflexionar y compartir inquietudes sobre la ciudad que queremos, sobre la ciudad a la que aspiramos.

Y, en este sentido, no quiero terminar sin dejar de agradecer a José Manuel Bermúdez su apoyo en esta etapa.