Para que nadie se quede atrás

El 13 de julio de 2020, hace ahora un año, Santa Cruz inició el camino de la recuperación. Liderados por José Manuel Bermúdez, vencedor de las últimas elecciones en nuestro municipio, 14 concejales de Coalición Canaria, Partido Popular y Ciudadanos salimos al rescate de un consistorio muy tocado por la involución, tras 12 meses de desgobierno de la socialista Patricia Hernández.

Con lealtad y entrega, estamos logrando contrarrestar aquella situación, que se vio agravada por los efectos de la crisis del coronavirus. Sin duda alguna, la experiencia no resulta nada sencilla, porque son muchas las necesidades y flaquean los medios. Sobre todo por la insensibilidad del Gobierno de Pedro Sánchez, que ha dejado tirados y sin recursos a los ayuntamientos, las administraciones que más cerca tiene el ciudadano. La primera puerta a la que tocan cuando necesitan auxilio.

No obstante, por encima de esa situación, en Santa Cruz hemos tenido claro que la prioridad son las personas, los vecinos y vecinas que peor lo están pasando por el cierre de negocios y la destrucción de empleo. De ahí que tratemos de volcarnos, con una labor asistencial capaz de acompañarles en estos instantes complicados. Al menos, hasta que empiece a repuntar el ciclo económico.

De esta manera, en menos de un año se han concedido más de 60.000 ayudas de asistencia social –lo que se conoce como PEAS–, en servicios básicos como el suministro de agua, la alimentación o el alquiler de inmuebles. Ello supone una inversión por encima de los 8 millones de euros, sostenida en el tiempo, tanto por el crecimiento del presupuesto del área, de un 8 por ciento, como por el reciente añadido de casi dos millones más a los 21 previstos para este año.

Pretendemos así que nadie se queda sin ayudas, en ningún barrio de Santa Cruz. O que las personas mayores, que lo han pasado muy mal durante los peores meses de la pandemia, recuperen aquellas actividades que hacían más grato su día a día. Una oferta de servicios que se vino abajo con el cierre del programa Ansina, a cargo del Cabildo, y que ahora tratamos de suplir en el municipio con el impulso de SC+Vital.

Del mismo modo, tuvimos claro desde el primer minuto que había que arropar al Tercer Sector, todos esos colectivos ciudadanos, sin ánimo de lucro, que desarrollan iniciativas sociales en ámbitos diversos. Entidades como el Banco de Alimentos, por citar un ejemplo, con el que Santa Cruz ha decidido volcarse en una situación adversa como la presente, invirtiendo más de 70.000 euros. O con diferentes oenegés, añadiendo ocho nuevas viviendas al parque de pisos de acogida.

Al hablar de la nueva política social desarrollada por el Ayuntamiento, también cabe referirse al fomento de la rehabilitación de la vivienda pública, con la inversión de 18 millones de euros en más de un millar de inmuebles. Retomamos así una de las señas de identidad en el anterior gobierno de José Manuel Bermúdez, fomentando además el empleo en el sector de la construcción, uno de los más golpeados por la crisis.

En definitiva, se trata de evitar que nadie se quede atrás en este municipio. Que en condiciones difíciles como estas, las familias de Santa Cruz con más necesidades sientan la cercanía de su Ayuntamiento. Una administración pública donde seguiremos trabajando, igual que en el último año, para propiciar la actividad económica de empresas y autónomos y favorecer el mantenimiento y la creación de empleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

08.07.2021    /    0  comentarios    /