Santa Cruz, el mejor regalo

Me llega un mensaje a través de uno de los diversos grupos de wasaps que tengo en mi teléfono. Tiene que ver con las compras de Navidad y Reyes. Empieza diciendo: “En lugar de aumentar los beneficios de plataformas online podríamos pedir a los Reyes Magos que nos trajesen los regalos de los comercios locales que puede que estén en riesgo de desaparecer”.

Continúa con una serie de ejemplos: “Librerías, restaurantes, peluquería, artesanos, pequeños comercios de ropa, cualquier cosa que interese, una cena en el restaurante de tu calle, un corte de pelo en la peluquería del barrio, ese detalle único de un artesano local…”. Y concluye: “Sería un doble regalo, pues a ellos les daríamos la posibilidad de seguir abiertos el año que viene”.

La reflexión cala entre buena parte de los amigos del grupo. Se multiplican los emoticonos de aprobación, aunque ahora queda por delante aplicarse en el empeño. Programar las compras, salir a la calle y elegir entre los muchos establecimientos de ese tipo, lo mismo que de otras muchas actividades, que tenemos a nuestro alrededor. Negocios que nos son familiares, en nuestro barrio o en otros de la ciudad, donde hallamos también a muchas personas conocidas. Hombres y mujeres que, en muchos casos, hasta forman parte de nuestras vidas. Algunos, desde nuestra infancia.

La iniciativa coincide con una campaña puesta en marcha por el Ayuntamiento, a través de la Sociedad de Desarrollo: “Las ventajas de regalar Navidad con el comercio local”. Una acción diseñada desde una decidida cooperación con pymes y autónomos de Santa Cruz, parte importante del tejido productivo de nuestro municipio, que pondera cualidades de siempre: trato personalizado, amabilidad y cercanía con el cliente, a las que se añaden otras, incorporadas en los últimos tiempos, como la posibilidad de conectar con ellos a través de internet o la entrega a domicilio.

Leo unas declaraciones de un líder empresarial, representante de este mismo sector: “A los autónomos y empresarios hay que mimarlos porque son la solución, no el problema”. En el Consistorio de nuestra capital lo tenemos claro. De hecho, acabamos de poner en marcha la Mesa para la Recuperación Social y Económica de Santa Cruz, donde se sientan representantes de todos los sectores, para diseñar un plan consensuado, con medidas concretas a acometer durante los próximos meses.

Un primer diagnóstico sobre las secuelas de la crisis del coronavirus en esta ciudad no dejan lugar a dudas en cuanto a su virulencia: la pérdida de 4.000 empleos y el cierre de 500 empresas. De ahí el llamamiento ante lo más inmediato, teniendo en cuenta el peso del comercio, la hostelería, la restauración y el ocio en la economía local. Santa Cruz cuenta con 14 zonas comerciales, diseminadas por todo el municipio, donde podemos ver satisfecha cualquier necesidad que nos surja.

Frenar la caída del empleo y los negocios que nos rodean también está en nuestras manos. De lo contrario, casi sin darnos cuenta, estaremos contribuyendo a la bajada de persianas, el vaciado de escaparates y el apagón de sus luminosos. Saquemos el orgullo que llevamos dentro, hagamos un ejercicio de chicharrerismo y salgamos en su auxilio. Solidarios con Santa Cruz.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13.11.2020    /    0  comentarios    /