Diálogo y equidad por el empleo

Los datos sobre empleo conocidos esta semana resultan poco halagüeños. En el caso concreto de Santa Cruz, continuamos con más de 25.000 personas desempleadas y una tasa de paro por encima del 27 por ciento. Y si echamos la vista atrás, situándonos en agosto de 2019, nos topamos con un incremento del 17 por ciento, a razón de 3.663 personas desempleadas más que entonces.

Con todo, no hay que perder de vista que nuestra capital continúa liderando la bolsa de personas afectadas por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) entre todos los municipios tinerfeños, que a 31 de julio se cifraba en 23.235 trabajadores. Se trata, sin duda, de una cifra muy a tener en cuenta, sobre todo por la incertidumbre sanitaria y su reflejo en forma de recesión económica.

Se entiende así que cada día sean más las voces que demandan la necesidad de alargar la vigencia de dichos ERTEs, al menos durante el próximo semestre. De lo contrario, si no fuera así, nos hallaríamos ante una situación del todo insostenible, con una tasa de paro que prácticamente duplicaría la que actualmente soporta este municipio.

Por lo tanto, se trata de evitar por todos los medios que lo que hoy es un ERTE pase a convertirse en un expediente de regulación de empleo. No nos lo podemos permitir.

Conscientes de ello, en el Ayuntamiento venimos trabajando en el desarrollo del “Acuerdo de Estabilidad por la Recuperación Social y Económica de Santa Cruz”, anunciado por José Manuel Bermúdez en su toma de posesión como alcalde. Un acuerdo sustentado sobre la base del diálogo social, con la participación activa de todos los agentes políticos, sociales y económicos.

De la misma manera, resulta necesario el trabajo común entre las diferentes administraciones. Si queremos responder con eficacia a esta aguda crisis que nos ha tocado enfrentarnos, la colaboración de las instituciones se hace más necesaria que nunca. No es de recibo, por ejemplo, el criterio establecido por el Cabildo en la distribución de 9 millones de euros, entre los municipios de Tenerife, para políticas activas de empleo. ¿Por qué?  Porque no tiene en cuenta la realidad socioeconómica de las localidades mayores, entre las que sobresale Santa Cruz.

El área metropolitana de Tenerife alberga a día de hoy más del 42 por ciento de las personas desempleadas de la isla. Pero esa realidad no se contempla en los planes del Cabildo, que dedica 32 euros a un desempleado de Santa Cruz o 33 a uno de La Laguna, mientras que los de municipios con una tasa de paro muchísimo más baja pueden llegar a recibir más de 1.000 euros por desempleado.

Debería tenerse en cuenta, además, que esta misma área metropolitana ha ejercido de impulsora del empleo insular en situaciones de crecimiento económico anteriores, de las que se ha beneficiado el conjunto de Tenerife. De ahí que apelemos a la corrección de los criterios manejados por la referida corporación. Sería de justicia y hablaría de equidad, lejos de cualquier confrontación política. No viene al caso.

Una respuesta a «Diálogo y equidad por el empleo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

04.09.2020    /    1  comentarios    /