Urbanismo táctico y tacticismo político

La necesidad de responder localmente a los efectos de la crisis de la COVID-19 nos preocupa de manera creciente. A las medidas que se determinen en los ámbitos internacionales y estatales habrá que sumar -debiera estar haciéndose ya- otra serie de decisiones para nuestro entorno más inmediato. De toda índole.

En este sentido, durante los últimos días hemos venido hablando sobre la oportunidad de aplicar en nuestra ciudad, en una coyuntura como la presente, medidas relacionadas con el “urbanismo táctico”, a través de intervenciones a pequeña escala, con bajo coste y carácter temporal, que permitan sacarles más rendimiento a determinados espacios de la ciudad. Lejos de requerir grandes y costosas obras de transformación, nos situamos ante una herramienta ideal para este nuevo momento que nos ha tocado vivir.

Un ejemplo. En el pasado mandato aprobamos el proyecto para hacer semipeatonal la calle Imeldo Serís y reforzar sus atractivos, con un presupuesto superior a los dos millones de euros. Sin posibilidad de acometer ahora una inversión de tal envergadura, ¿podemos hacer algo en apoyo de vecinos y comerciantes de la zona? En la línea apuntada, podemos avanzar en el objetivo de hacerla semipeatonal con pequeñas acciones, como la colocación de maceteros y algunos otros elementos, suficientes para dinamizar su actividad y atraer a más personas.

Otro ejemplo, en otra zona distinta de Santa Cruz, como es la avenida de Los Majuelos, donde también existe un polo comercial. En este caso, consistiría en la reordenación del tráfico, durante un número determinado de meses, para favorecer el ejercicio físico y la práctica deportiva en una parte del paseo, lo cual redundaría en un mayor movimiento de personas en torno a los establecimientos de este lugar.

El contacto fluido y permanente que mantenemos con el tejido social de la ciudad, con vecinos, trabajadores, autónomos o pequeños y medianos empresarios, nos permite confrontar ideas de este tipo, enriqueciéndolas con sus pareceres. Lo comentaba estos días con empresarios de la avenida de Anaga: ¿tiene sentido que los fines de semana cerremos el tramo que va de Almeyda al túnel y lo convirtamos en un amplio polideportivo al aire libre? ¿Favorecería el movimiento de personas y tiraría del comercio y la restauración?

Podría seguir con más ejemplos, que venimos testando en los encuentros telemáticos emprendidos semanas atrás por José Manuel Bermúdez, durante todo el confinamiento, siempre dispuesto a escuchar las inquietudes y preocupaciones de nuestros vecinos.

Se trata de efectuar reflexiones de este tipo entorno a diferentes lugares del municipio, dada la dispersión poblacional y la diversidad de pueblos y barrios que caracteriza a Santa Cruz, para adaptarnos a la nueva realidad. Y una vía es el denominado “urbanismo táctico”, muy en boga en otras poblaciones del mundo, por cuanto facilita la reinterpretación de los usos asignados originalmente a muchos espacios de la ciudad.

Nos hallamos ante una situación diferente, que nos exige combinar la autoprotección y el cuidado de nuestra salud con la necesidad de reactivar la economía y favorecer el empleo, dentro de un marco presupuestario mucho más limitado que antes de la crisis. El éxito en la respuesta pasa por combinar imaginación, diálogo y determinación, tres cualidades que, por desgracia, no figuran en el manual de uso de la alcaldesa de Santa Cruz.

Muy al contrario, pasan las semanas y la parálisis se hace crónica en el Ayuntamiento capitalino, donde el grupo de gobierno mantiene su encierro, en minoría tras la renuncia de uno de sus concejales y temeroso de convocar una sesión plenaria en la que podamos hallar acuerdos amplios para enfrentar esta crisis sin precedentes. Un consenso que nos comprometa a todos, en la línea del Pacto por Santa Cruz propuesto en abril por nuestra formación política. Sin más escusas y alejado del tacticismo político.

Una respuesta a «Urbanismo táctico y tacticismo político»

  1. Me parece fantástico que se piense en dinamizar Santa Cruz . Convertirla en la gran Capital que es; sin olvidarnos de nuestros barrios, que estos sean el espejo de nuestra ciudad tan querida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25.05.2020    /    1  comentarios    /