Una isla capaz en una capital pujante

Hace unas semanas, los compañeros de Coalición Canaria aprobamos la candidatura de Carlos Alonso a la Presidencia del Cabildo de Tenerife en las elecciones de 2019.

Se trata de una decisión lógica, inteligente y, sobre todo, coherente. Coherente con el trabajo desarrollado por Carlos en una institución señera, que históricamente ha abanderado el progreso y el desarrollo socioeconómico de la Isla.

Tenerife necesita personas de la capacidad, preparación y visión de Carlos Alonso y José Bermúdez.

El Cabildo, en ese sentido, ha sido en las últimas décadas –precisamente bajo la presidencia de compañeros de Coalición como el recordado Adán Martín o Ricardo Melchior- una administración que se ha caracterizado por su faceta planificadora.

En la política conviene no improvisar y, aunque los resultados visibles de esa política de planificación no se ven en el corto plazo, es la mejor manera de encarar el futuro.

Alonso, junto al resto de los compañeros del Cabildo, ha impulsado el proyecto Tenerife 2030, un programa que entronca perfectamente con ese espíritu de planificación y que pretende, en última instancia, preparar a Tenerife y los tinerfeños para los retos de una sociedad en continua transformación, cada vez más exigente, cada vez más competitiva.

Ese proyecto, del que me confieso absolutamente partidario, precisa de un compromiso colectivo y del apoyo firme de otras administraciones. Ni que decir tiene que el Ayuntamiento de Santa Cruz seguirá colaborando, si los ciudadanos nos otorgan su confianza en la próxima convocatoria electoral,  con el Cabildo para el cumplimiento de sus objetivos.

Porque entendemos que ese Tenerife del futuro no será posible –o estará incompleto- sin la participación decidida de Santa Cruz y de sus ciudadanos en ese nuevo escenario.

Ese Tenerife capaz y talentoso lo será también por el concurso de los vecinos y de los sectores productivos de su capital, que están llamados a protagonizar esa profunda transformación que se persigue.

Santa Cruz ha consolidado –o recuperado- en los últimos años su papel como centro locomotor de la economía de la Isla: de los negocios y el empleo. Estamos, pues, en condiciones de liderar ese salto e inyectar más formación, más emprendimiento, más cultura, más progreso, al conjunto de la Isla.

El reto es tan ambicioso como apasionante. Y estoy convencido de que contando con las personas adecuadas para hacer realidad esa aspiración colectiva, como Carlos Alonso y José Bermúdez, las cosas serán más fáciles.

fonso Cabello, Carlos Alonso. Coalicion Canaria, Tenerife

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

23.04.2018    /    0  comentarios    /